Rusia/ OTAN: ¡Otra guerra imperialista llena de intereses!

Print
24 de febrero de 2022

Rusia ya ha comenzado la guerra en Ucrania lanzando misiles en Kiev, Járkov y Dnipró. Al parecer han atacado un aeropuerto cercano a Kiev, la capital, y han cruzado el país por varios puntos. Ya hay muertos y heridos, según fuentes ucranianas.

Putin, al que nada ha importado nunca el destino del pueblo ucraniano, ahora justifica esta guerra para protegerlos de los “abusos y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años”. Por su parte las fuerzas de la OTAN, España incluida, con EEUU en cabeza, vierten lágrimas de cocodrilo por la violación de las leyes internacionales, por la soberanía de Ucrania, cuando ellos hacen lo mismo, ¿os acordáis de las armas de destrucción masiva de Irak? Desde hace 30 años, EEUU y la OTAN han ido cercando a Rusia con bases y no han cesado de reforzar la presencia de tropas por la zona, en Rumanía y Polonia, y enviando armas a Ucrania.

¿Qué hay detrás de tanta palabrería? ¡Los intereses de ambos bandos por defender a los oligarcas capitalistas que representan! Unos, EEUU quiere vender su petróleo y gas y Rusia quiere vender el suyo. Esta guerra no es por Ucrania, para mejorar su suerte, sino que es una lucha por el control de una zona rica y estratégica, por su salida al Mar Negro que permiten el acceso al Mediterráneo, por sus riquezas agrícolas, minerales, acero y carbón, por no hablar de los gaseoductos que atraviesan Ucrania con gas ruso.

Para el gran capital, la guerra en Ucrania es una fiesta: nada más empezar ha aumentado el precio del petróleo y del gas, aumentando el negocio armamentístico. El crudo de Texas, que hace de referencia en EEUU, tan sólo por la noche ya se situaba por encima de los 96 dólares el barril y en Europa el Brent aumentaba hasta situarse por encima de los 100 dólares. Igual ha sucedido con el gas ruso.

Que no te engañen: ¡los ucranianos no importan! Tan solo son víctimas “colaterales”, de los intereses imperialistas de Rusia y la OTAN, de uno y otro bando. ¡Así de crudo!