Francia : un millón para Notre-Dame, la austeridad para los pobres

Print
22 de abril de 2019

(Extracto de lo publicado por nuestros camaradas en Francia, militantes de Lutte Ouvrière)

Las brasas de Notre-Dame aún estaban calientes, y las grandes fortunas ya estaban dando a conocer su contribución para su reconstrucción. ¡100 millones, anunció la familia Pinault y la empresa Total! ¡200 millones, incrementaron Arnault (LVMH), la principal fortuna de Francia, y la familia Bettencourt-Meyers (L’Oréal)! En total, los grandes grupos y sus accionistas han anunciado mil millones… que podrán beneficiarse de la exención fiscal de dos tercios de sus donaciones.

Mil millones, puestos en la mesa rápidamente, en un minuto: el dinero llega a caudales, mientras muchos trabajadores luchan por terminar el mes. Un billón, la limosna del hombre rico, son tres hospitales, o 10.000 alojamientos. O mejor, 25.000 puestos de trabajo pagados a 1.800 euros netos, con las cotizaciones.

Cuando el gobierno aumentó impuestos o desvinculó las pensiones de la inflación, dijo que tenía que hacerlo por falta de dinero. Cuando ha reducido ayudas para el alojamiento, cuando reduce cientos de miles de puestos de trabajo subvencionados, explica que no hay dinero. En los servicios de urgencias de los hospitales parisinos, que están en huelga para denunciar la falta de personal, la respuesta es que los cajones están vacíos. Incluso los bomberos, justamente celebrados hace unos días, deben movilizarse regularmente contra la disminución de sus recursos. ¿Y qué hay de la miseria de las residencias de mayores, o de la vivienda? En Marsella, seis meses después del derrumbamiento de la calle d’Aubagne, varios cientos de personas siguen viviendo en hoteles debido a la falta de viviendas seguras.

En las empresas es lo mismo. A los empleados de Ford-Blanquefort, Arjowiggins o Ascoval, despedidos por centenares, los patrones repiten que no hay dinero.

La realidad ilustrada por Notre-Dame es que hay mucho dinero cuando se trata de hacer que los multimillonarios hablen de sí mismos. Este dinero, que proviene del trabajo de todos, debería estar disponible para la sociedad.

La quema de un monumento histórico, resultado del trabajo humano de las generaciones pasadas, es ciertamente lamentable. Y no podemos sino celebrar el hecho de que se haya salvado. Pero, desde Macron hasta Le Pen, los políticos aprovecharon esta oportunidad para hacer un llamamiento a la unidad nacional, en nombre de una religión cristiana que, según ellos, sería la raíz de la “Francia eterna”. Utilizan el evento para su propia demagogia, como el diputado de derecha Eric Ciotti, quien explica que el incendio «nos recordó que nuestra civilización está amenazada y que debemos defenderla para que Francia siga siendo Francia».

El gobierno intentó usar el fuego para cerrar filas tras él. Era necesaria una «tregua», repitieron los ministros para los chalecos amarillos. Era una tregua de un solo sentido. El domingo siguiente, una diputada del grupo de Macron explicó que se necesitaba más trabajo. El gobierno consideraría eliminar un día festivo. Otros partidarios de Macron y la patronal hablaban de posponer la edad de jubilación más allá de los 62 años.

Esta gente está llevando a cabo la lucha de clases sin descanso. Entonces, no hay tregua que valga la pena tener (…)