Francia: “Edad de referencia - edad trampa”, es toda la reforma de las pensiones la que debemos rechazar

Print
12 de enero de 2020

El sábado, el 38º día de huelga de los trabajadores ferroviarios y los agentes de RATP (red de transportes de París) y mientras varios cientos de miles de personas expresaban su rechazo a la reforma, Philippe anunció una falsa desaparición de la edad de referencia.

En realidad, esta edad de referencia, rebautizada como la edad de equilibrio, se mantendrá para todas las generaciones que se jubilen después de 2027. Su anuncio solo concierne a aquellos que se jubilen entre 2022 y 2027 y está sujeta a condiciones.

Las confederaciones sindicales y la gran Patronal deben encontrar otro medio de financiación, sin hacer que los empresarios paguen ... de lo contrario, la edad crucial se reintroduciría, incluso para estas generaciones.

Lo que los medios presentan como signo de apertura es, por lo tanto, una cortina de humo. A lo sumo, muestra el nerviosismo del gobierno frente a huelgas y manifestaciones.

Para evitar el saqueo de las pensiones, se debe retirar todo el proyecto. ¿Cómo podemos aceptar un nuevo sistema que, disfrazado de justicia, reducirá las pensiones en un 20 o 30% y nos obligará a retrasar nuestra jubilación?

Puro teatro, mala fe, mentiras y confusión: así es como los macronistas esperan hacer tragar la píldora. Prometen especialmente un mínimo de 1000 euros de jubilación y lo presentan como el no va más del progreso para las mujeres y los más precarios. ¡Es indigno! ¿1000 euros, después de toda una vida de trabajo? ¿Qué ministro o parlamentario viviría con esto?

En cuanto a las mentiras, son innumerables. ¡Algunos picos de oro de la mayoría incluso dicen que sería más ventajoso calcular la jubilación sobre la base de toda la vida laboral que durante los mejores 25 años o los últimos seis meses! Otros explican a los maestros que los aumentos salariales que se les han negado durante 20 años finalmente están llegando ... ¡Afortunadamente, el ridículo no mata!

Y estos mentirosos profesionales nos piden que confiemos en ellos. Pues bien, todos aquellos que continúan exigiendo la retirada total del proyecto del gobierno tienen mil razones más.

Lo que se juega en torno a las pensiones es la lucha de clases, una lucha feroz en la que la burguesía muestra su voracidad. Porque es por ella que Macron mantiene esta reforma. Para garantizar el equilibrio de las pensiones, el Estado ahora está metiendo la mano en el bolsillo. En 2018, dedicó tres mil millones. Tres mil millones de 350, ¡pero para la gran Patronal ya es demasiado! La burguesía exige recortes en hospitales, educación o pensiones porque quiere que el Estado le reserve este dinero.

En 2019, las empresas del CAC 40 (el ibex 35 francés ndt) distribuyeron 60 mil millones de euros a sus accionistas, un récord histórico. Sería suficiente tomar solo el 10% de esos 60 mil millones para financiar planes de pensiones, pero eso es impensable para el gobierno. La única salida que está considerando es hacer que los trabajadores paguen, quitarles sus derechos, ponerlos a dieta.

El hecho de que los líderes de los sindicatos CFDT o UNSA se unan ahora con el Medef (CEOE francesa ndt) en una mascarada del gobierno no cambia nada. Estas mismas confederaciones han acompañado todos los reveses durante años al afirmar que evitaban lo peor. Ya en 1995, el CFDT dirigido por Nicole Notat hizo causa común con el plan Juppe, que fue abandonado bajo la presión de los huelguistas.

¡Bueno, incluso hoy, serán las fuerzas que los trabajadores pongan en la lucha las que sean decisivas! Todos los implicados en la huelga han comprendido que no hay otra opción. O las ganancias de los capitalistas o nuestras pensiones, sus dividendos o nuestros trabajos, sus garantías o nuestras condiciones de trabajo. Lo único que cuenta son las relaciones de fuerzas.

Las decenas de miles de huelguistas del ferrocarril y del RATP han tomado conciencia de esta necesidad y la han convertido en su lucha. Es una victoria sobre la resignación en la que a Macron le gustaría sumirnos, incluso a porrazos y con balas “no letales” LBD.

Con esta movilización en curso, el campo de trabajadores es más fuerte que ayer. Cada día de huelga y movilización es una pequeña victoria para los trabajadores y una derrota para Macron. Por lo tanto, se debe hacer todo para que las nuevas jornadas de lucha previstas, en particular el día de movilización el jueves 16 de enero, sean exitosas.

Como han dicho los huelguistas durante más de cinco semanas, es una huelga "por el honor de los trabajadores y por un mundo mejor". Porque solo la lucha de los trabajadores ofrece una perspectiva a la sociedad.

EDITORIAL DE LOS BOLETINES DE EMPRESA DEL 12 DE ENERO
LUTTE OUVRIERE